jueves, 9 de abril de 2015

Historia con palabras homófonas y parónimas

Para aprender la diferencia de significado entre las palabras homónimas y parónimas, teníamos que elaborar un texto que tuviese las siguientes palabras:
- Hay/Ahí/Ay - Aya/Haya/Halla/Allá - A/Ha - A ver/Haber - Hecho/echo - Habría/Abría

Muchas veces, pienso en cómo era mi vida cuando era pequeña, y los recuerdos más alegres que tengo, son con mi aya. Ella ha hecho muchas cosas por mí, y siempre le estaré agradecida por ello. Ha pasado bastante tiempo desde la última vez que le vi, pero siempre tengo la sensación de que volveré a verla y podré revivir algunos momentos de esa época. Cuando ella nos cuidaba a mí y a mis hermanos, solíamos jugar a "La búsqueda del tesoro", que consisten en que hay un "tesoro" escondido y mis hermanos y yo lo teníamos que hallar. Recuerdo muy bien el lugar en el que jugábamos. Allá había muchos árboles, donde era posible esconder los tesoros que ella nos ofrecía. Aunque no eran gran cosa, nosotros jugábamos ilusionados. Recuerdo que su lugar preferido para esconderlo era una gran haya centenaria, imponente, pero fácil de escalar. Cuando encontrábamos el tesoro, (Normalmente una caja con algo dentro) se lo llevábamos y ella lo abría y nos repartía el "botín" dando un poquito más a la persona que lo había encontrado. Si nos viese ahora... Habría estado muy orgullosa de nosotros si supiese lo bien que nos va. A ver, tampoco somos lo más de lo más, pero trabajamos en lo que nos gusta y tenemos lo suficiente como para vivir cómodamente. Otra de las cosas que también recuerdo con mucho cariño, son las tardes en las que hacíamos de cocinillas. De pequeña, siempre me gustaba cocinar espaguetis. No me preguntéis por qué, pero me encantaba meterlos en la olla y ver cómo se iban haciendo poco a poco, así que nada más ver que tenía un paquete de espaguetis, yo le decía: "¡Aya aya! ¡Yo echo los espaguetis porfa! ¡Me lo pido yo!" A lo que ella solía contestarme: "Ay chiquilla... Ten cuidado con las manos que ese agua de ahí quema mucho. Va a haber que controlarte, ¡no vaya a ser que cocines demasiado y te nos hagas famosa!" Desde la primera vez que escuché esas palabras, decidí que me iba a convertir en cocinera profesional para que ella estuviese orgullosa de mí. Y eso estoy haciendo. Estudié un curso de gastronomía profesional, y ahora trabajo de cocinera en mi propio restaurante. Ojalá algún día pueda volver a verla, y agradecerle todo lo bueno que me ha aportado, y contarle cómo han influido sus palabras en mi futuro. Si alguna vez llega a leer esto, quiero decirte, que por todas las experiencias, consejos, y ayuda que me has dado, y por mucho más, gracias aya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo he hecho con todo mi esfuerzo, por favor sin críticas destructivas (: